4 HISTORIAS QUE TE EXPLICARÁN POR QUÉ DEBERÍAS SUSCRIBIRTE A NUESTRA LISTA

Si ya lo tienes claro y quieres ser miembro lite, pincha el botón.

Lo que pasó entre mi jefe y el equipo de trabajo

Cuando trabajaba para una empresa de logística internacional, mi jefe me pidió buscar un formador que le enseñara al equipo habilidades para el liderazgo.

Lo típico: comunicación, confianza y otros temas que ahora mismo no me acuerdo.

La intención de este taller era ganarme la confianza del grupo, ya que me iban a ascender como líder y mi jefe quería que me vieran como tal.

Era un grupo de 14 personas.

El tema es que no encontré al formador, no por nada. Algunos no podían en la fecha que necesitábamos, otros cobraban demasiado y a otros sencillamente no les interesaba por el dinero que ofrecíamos.

Mi jefe me planteó un reto pidiéndome que fuera yo el formador y me encargara de formar el equipo, así el propósito de ganarme su confianza sería más contundente.

Imagínate el susto… no tenía experiencia pero sí muchas ganas.

Cogí lo que encontré en el libro de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, lo solté al grupo con tal pasión durante 4 horas que todos quedaron encantados.

Me tenía confianza ya que algo que me caracteriza es poner orden, de hecho mucho orden en todo lo que hago.

Mi jefe dijo: en mi vida he estado en muchas formaciones de estas, pero nunca antes había tenido un taller tan práctico y entretenido, pero sobre todo tan estructurado.

Ese día mi vida cambió, era el 31 de octubre de 2008, mi trabajo se convirtió en formar a nuestros clientes en temas diversos, hice más de 100 formaciones a clientes.

Aprendí mucho, tanto que ya no quería trabajar allí, quería por mi cuenta dedicarme a lo que más me gusta. Enseñar.

Me mudé a Londres, luego a Madrid, he escrito cinco libros, he hecho más de 500 formaciones, monté mi propia escuela.

He dejado 4 cursos de lo mejor que tengo para que tú también, puedas darle un impulso a tu carrera profesional.

Lo que pasó con una mamá que quería ejercer como psicóloga

Esta es una de las historias de las que más me siento orgulloso.

Se llama Milena, tiene tres hijos, emprende junto a su esposo y se formó como psicóloga.

La crianza de sus hijos se convirtió en el tema central de su vida, a tal punto que decidió profundizar y formarse para darle a su carrera de psicología un fundamento académico más solido.

Por un lado la teoría y la ciencia y por otro la práctica y la cruda y estimulante realidad de ser madre de tres niños pequeños.

De negocios tenía poca idea, a ver, es psicóloga tampoco necesitaba saberlo.

Así que poco a poco, empezó a compartir en redes todo lo que iba aprendiendo tanto con sus hijos en situ como en sus formaciones teóricas.

Un par de años después, sus videos han llegado a millones de personas. 

Tiene una comunidad en Instagram de más de 1 millón de seguidores, ha firmado un contrato con una editorial líder para que publique su tercer libro y ha dado entrevistas en medios como Univisión, revista Ser padres hoy y hasta en  un programa del BBVA llamado “Aprendamos juntos”.

En fin, qué te voy a decir, lo que era un hobbie ahora hace parte de su día a día asesorando a madres y padres [algunos de ellos famosos y gente de influencia] a ser verdaderos entrenadores de vida de sus hijos.

Algo que me gusta de Milena, es que es curiosa, pregunta mucho, ¿oye cómo puedo hacer esto? ¿qué piensas de aquello? ¿te parece bien esto? En fin su curiosidad y puesta en acción es directamente proporcional a los resultados que tiene.

Un día me dijo que le inspiraba mi trabajo y que me agradecía por todo lo que le he enseñado, sobre todo por lo estructurado y práctico, que esto le facilitaba mucho porque le ponía la cabeza en orden.

Modestia aparte, creo que todo esto es verdad, pero también creo que el mérito es 100% de ella.

Ahora es toda una mamá psicóloga, influencer y por cierto, se me olvidaba este detalle, también es mi hermana.

No sé si esta historia te guste, reconozco que está sesgada por tratarse de mi hermana, ¿pero sabes qué? No importa, porque es verdad y la verdad protege al que la practica.

Te animo a que como ella, tú también puedas convertir ese hobbie en tu nueva profesión y puedas darle a tu carrera ese impulso que buscas.

Aquí puedes hacerlo. Apúntate a nuestra Membresía Lite, es gratis y siempre lo será.

Lo que pasó entre mi esposa y su profesor de tesis de grado

Fíjate, esta no la vi venir.

Cuando estábamos en Londres, mi esposa y yo nos apuntamos a un MBA en una escuela de negocios muy cerquita del London Bridge.

Ahorramos durante un año todo lo que podíamos recoger en propinas para pagar 10.000 libras que nos costaba la formación.

Nuestro inglés era decente, pero no llegaba al estandar que pedían allí, sin embargo después de pedirlo con insistencia [ya que de eso dependía nuestra permanencia allí por temas de visado] fuimos aceptados.

Nos pedían durante el curso desarrollar un trabajo de grado y para ello nos asignaban un tutor.

Yo decidí hacerlo en finanzas en un tema llamado “La bancarización en Colombia”. Mi esposa escogió marketing, su tema: “Cómo ayuda la marca personal a tu carrera profesional”.

Mi tesis tuvo mención honorífica con una calificación de 4,5.

La de mi esposa se quedó en 3,0 ya que su tutor no le parecía adecuado hablar de esa temática, considerando que era un tema exclusivo para artistas, deportistas y políticos, así que al no cambiar el tema decidió no apoyarla al punto de casi hacerla reprobar y no graduarse.

Revisé su trabajo para ver de qué se trataba, nunca antes había escuchado hablar de ese tema y lo que descubrí en su trabajo, que por cierto era impecable, fue todo un mundo, no podía entender el criterio de aquel tutor, pero llegué a dos conclusiones:

La primera, es que el profesor estaba equivocado ya que la marca personal era el factor diferencial que hacía falta para darle un impulso a mi carrera y a la de cualquier persona que quisiera avanzar profesionalmente. No era un titulo más, no era un trabajo en una gran empresa, de hecho no era hablar inglés.

La segunda, es que me hice el firme propósito de aprender de este tema al punto que me dio para escribir mi primer libro Tu Marca Profesional y convertirme en un experto de este tema.

Le puse orden a las ideas, diseñé un paso a paso para trabajar en la marca, pero sobre todo un nombre nuevo: MARCA PROFESIONAL.

Se trataba en resumen, de CREAR, POSICIONAR Y MONETIZAR tu conocimiento. 

Un método sencillo, con orden, sin líos. Esa era mi propuesta.

Fíjate la tesis de 4,5 no me ha servido para nada, en cambio aquella que fue despreciada sirvió de base para fundar nuestra escuela.

He dejado un par de cursos gratis en nuestra Membresía Lite para que aprendas a crear y a posicionar tu marca personal.

Lo que pasó con una cliente que se sentía profesional low cost

Esta es de mis historias favoritas…

Una alumna que se dedica al tema de la salud y alimentación, me preguntó un día qué podía hacer para no sentirse como una profesional mal pagada.

Me decía que a pesar de que tenía mucha experiencia y conocimiento sentía que su trabajo no era valorado y tenía la sensación de que se le percibía como una profesional de bajo coste.

Le hablé de la importancia de trabajar en su marca personal para elevar esa percepción de valor, pero sobre todo para que ella misma pudiera mejorar la forma como se veía a sí misma.

Le insistí que era el camino y le di guía paso a paso para que se pusiera en marcha, animándola sobre todo a que escribiera un libro para desmarcarse de otros profesionales que se dedicaban a lo mismo que ella.

Me miraba con ojos de plato, como diciendo, te acabo de decir que me siento low cost y tú me estás diciendo que escriba un libro.

-Fabián, creo que no me estás escuchando. Me decía. Le respondí que le entendía perfectamente y le insistí, !escribe un libro, sigue la guía y después hablamos!

Me hizo caso, trabajé con ella su marca personal, nos enfocamos en su libro hasta que lo sacó, su libro no solo se convirtió en una herramienta que promovía su carrera sino que su semblante cambió.

Ah por cierto, además, ganó un premio dentro de la editorial.

Ahora ella no solo sabe, sino que también los demás saben que sabe.

Una crack, se llama May.