Quizá conozcas la estadística de que el 90% de las nuevas empresas fracasan en sus primeros 5 años de creación.

¿Has pensado en la frustración que se puede sentir al poner todas tus ilusiones, sueños y recursos en un proyecto que por falta de combustible financiero debes cerrar poco tiempo después de emprenderlo?

Cada vez que veo nuevos emprendimientos que cierran en sus primeros meses o años de fundación, tengo una sensación de impotencia, porque como emprendedor sé que detrás de ese negocio hay ilusiones, hay trabajo, hay ganas, pero que en algún momento no fueron suficientes para pagar las facturas.

Emprendes por muchas razones, una de las principales sin duda tiene que ver con el dinero.

Vivir bien (económicamente hablando) haciendo lo que sabes y para lo que eres bueno es posible, pero es necesario aprender algunas reglas del juego.

Si quieres aprender más, únete a nuestra Escuela Expertos Emprendedores:

Membresía Premium

Membresía Lite